¿Qué es el apego?

El apego infantil es el vínculo que se produce entre el bebé y su progenitor (madre y/o padre) durante los primeros meses de su vida. Se trata de un vínculo emocional y conductual (además de afectivo) que da lugar a una relación emocional perdurable con la mamá o el papá. Su función es proporcionar seguridad, tranquilidad, consuelo y placer.apego infantilSe trata de una necesidad básica universal. Todos los bebés de todas las culturas necesitan establecer un vínculo sólido y adaptativo para que, en etapas posteriores, el individuo pueda desarrollar relaciones afectivas saludables con los demás (y consigo mismo).[toc]Un apego saludable en esos primeros meses de vida del bebé con su papá o mamá, dará lugar a que el individuo pueda desarrollar relaciones positivas con otras personas a lo largo de su vida. Un apego no saludable se relaciona con problemas emocionales y de conducta.Los cuidados afectuosos de la mamá o papá con el bebé, ayudan a que su cerebro se vaya desarrollando y el bebé vaya creando su propia identidad individual. Es decir, se reconozca como individuo único, diferente de los demás, amado y protegido.

¿Cuáles son las funciones del apego infantil?

Satisfacer la necesidad de protección: La mamá o papá siente la necesidad de estar cerca de su bebé durante esos primeros momentos de su vida. Esta necesidad instintiva permite que el bebé se sienta protegido y con sus necesidades básicas de alimentación y protección cubiertas.– Proporcionar seguridad para desarrollar y aprender: Desde la seguridad que este vínculo de apego proporciona al bebé, este se sentirá motivado a ir explorando, poco a poco, el mundo que le rodea, tanto físico como emocional. Esta exploración, realizada desde la seguridad, permitirá que el cerebro del bebé desarrolle nuevas conexiones neuronales que irán conformando su aprendizaje y su interpretación de la realidad.

Tipos de apego

Mary Ainsworth, completó la Teoría del Apego de Bowlby, clasificando el vínculo del apego en 4 tipos:
  • Seguro: Se da en el 65% de los bebés. La figura de apego, la mamá o el papá, es capaz de responder adecuadamente a las necesidades emocionales del bebé. Los bebés con este tipo se sienten seguros para explorar de forma activa el entorno físico y emocional que les rodea. Poco a poco adquieren la habilidad de comprender bien los sentimientos propios y ajenos y de regularlos. Cuando son separados de su figura de apego pueden intranquilizarse, aunque responden con una ansiedad normal a la separación, sintiéndose reconfortados cuando dicha figura regresa. Normalmente desarrollarán actitudes de cooperación y empatía y serán individuos socialmente competentes.
  • Resistente o ambivalente: Se da en un 10% de los bebés. Se trata de un tipo de apego inseguro. El bebé tratará de mantenerse cerca de la figura de apego y no se sienten con confianza para explorar el entorno que les rodea, ni siquiera en presencia del papá o mamá. La ansiedad ante la separación de la figura de apego es muy alta y su respuesta cuando esta regresa es ambivalente: buscan su cercanía pero al mismo tiempo se resisten al contacto físico y muestran malestar por el abandono. Este tipo de apego se produce cuando el cuidador principal es ambivalente en su actitud hacia el bebé, en ocasiones se siente cariñoso pero otras insensible, lo que provoca inseguridad y desconfianza en el bebé.
  • Evasivo o evitativo: Se da en un 20% de los bebés. También es un tipo inseguro que se produce cuando los cuidadores se sienten insensibles ante las necesidades de los pequeños y son poco pacientes. El bebé no confía en su figura de apego, es inseguro, y suelen tener actitudes de rechazo ante los demás. No muestran ansiedad ante la separación de la figura de apego y cuando éste regresa suelen evitar su contacto.
  • Desorganizado/desorientado: Se da entre un 5 y un 10% de los bebés. Se trata de una combinación de los dos estilos anteriores, el resistente y el evitativo. El papá o mamá muestra respuestas desproporcionadas ante las necesidades del niño por lo que este se siente confuso y no saben como comportarse ante la separación y regreso del progenitor.

¿Cómo asegurar un apego saludable con el bebé?

Para que se desarrolle un vínculo saludable entre el bebé y su progenitor es fundamental que éste esté atento a las señales del bebé para poder satisfacer sus necesidades básicas físicas y afectivas. Responder a sus estímulos con amor y cariño les proporcionará seguridad y confianza, lo que permitirá desarrollar una relación saludable y sólida con su figura de apego y posteriormente, a medida que el bebé va siendo mayor, podrá tener relaciones saludables con los demás.

Centro integral de terapias donde la salud de nuestros clientes es lo más importante y a través de nuestro amplio catálogo de servicios poder disfrutar de la vida plenamente. Como perfecto complemento contamos con herbolario donde se puede encontrar cantidad de productos naturales que mejoraran tu salud.

contacto

Teléfono: 91 292 95 50

Móvil: 686 405 360

HORARIO

L-V: 10h a 21h

Sábados: 10h a 14h